Bertrand Rusell: Pensador y activista radical

104

Nieto de John Russell, dos veces primer ministro de la Reina Victoria; hijo del vizconde de Amberley y ahijado de John Stuart MillBertrand Russell, futuro conde de Russell, nació en Gales en 1872 y se quedó huérfano a los cuatro años.

Los padres de Bertie -como fue conocido en la intimidad- eran liberales y rompedores en materia religiosa y sexual, pero el niño pasó a ser educado por su conservadora abuela en la mansión de Pembroke Lodge, donde alcanzó a sentarse en las rodillas de la reina.

Antes de su paso por el Trinity College de Cambridge, donde estudió Matemáticas y Filosofía, Russell, niño apocado que se ensimismaba en los jardines de Pembroke Lodge, se entusiasmó, con 11 años, por la geometría euclidiana que le enseñaba Frank, su hermano mayor, y se las apañó para ocultar a su abuela sus ya disidentes pensamientos en materia religiosa y sexual llevando un diario escrito en griego, idioma que dominó al igual que el francés y el alemán.

Recién licenciado en el Trinity, y previamente a completar su formación en Berlín, París y Estados Unidos, Russell se casó en 1894, pese a la oposición de su abuela, con Alys Pearsall Smith, una joven de Filadelfia de familia cuáquera. Alys fue la primera de las cuatro esposas de Russell. El matrimonio, torpedeado por las constantes infidelidades de Bertie, duró hasta 1911, aunque el divorcio no se produjo hasta diez años después.

De esta época, son los amoríos clandestinos de Russell con la simpar Lady Ottoline Morrell, esposa de un diputado liberal, ocasional amante de Dora Carrington y protectora del Grupo de Bloomsbury, con el que el pensador tuvo conexión.

Dando clases en el Trinity y en otros prestigiosos centros (Harvard, por ejemplo), Russell fue publicando el núcleo duro de su pensamiento: Los principios de las matemáticas (1903), los tres volúmenes de Principia Mathematica (1910-1913, obra coescrita con Alfred North Whitehead), Los problemas de la filosofía (1912) y La filosofía del atomismo lógico (1918).

“Atomismo lógico” fue el nombre que Russell dio a su creación filosófica, contraria al idealismo, analítica, realista y basada, en efecto, en la lógica y en las herramientas y conceptos de precisión de las matemáticas, la ciencia y el lenguaje. Russell, autor también de la novela Satán en los infiernos (1953) y de una muy leída Autobiografía (1969), obtendría el Premio Nobel de Literatura en 1950.

Russell fue profesor en Cambridge del filósofo austríaco Ludwig Wittgenstein, en cuyo pensamiento influyó enormemente. Ambos se ayudaron, primero, y se criticaron y distanciaron después.

Los frustrados intentos de Russell por ingresar en la política (el Parlamento), se agravaron con la proclamación de su ateísmo y con su activismo pacifista durante la I Guerra Mundial.

Russell se casó en 1921 con Dora Black -22 años más joven-, destacada feminista, socialista y también escritora, con la que había viajado a la Unión Soviética -y conocido a Lenin– el año anterior y con la que después viajó a China -donde enseñó en la universidad de Pekín- y a Japón. La estancia en la URSS le alejó de por vida de cualquier simpatía por el comunismo, forjando su posterior pensamiento político en una mezcla de liberalismo, libertarismo, radicalismo y vago socialismo.

Con Dora, activa luchadora en favor de la paz, los derechos de las mujeres y el control de la natalidad -como el propio filósofo-, Bertrand tuvo dos hijos, John y Katherine. John, que fue diputado, acabó totalmente tarumba y diagnosticado como esquizofrénico paranoide. Una hija de John, Lucy, también trastornada, se suicidó a lo bonzo en una iglesia clamando por la paz. Fue en 1975, tenía 26 años. Russell había muerto, a los 97, cinco años antes.

Bertrand y Dora fundaron y dirigieron en 1927 la Beacon Hill School, una escuela laica y progresista para educar a los niños en libertad. Russell se alejó del proyecto, que duró hasta 1943.

Bertrand y Dora acordaron un matrimonio abierto a otras relaciones sexuales. Bertrand continuó con sus frenéticas conquistas y Dora tuvo dos hijos con un periodista. Se divorciaron en 1935.

Los años con Dora fueron muy fértiles para Russell, que publicó algunos de sus libros más capitales y leídos: Fundamentos de filosofía (1927), Por qué no soy cristiano (1927), Matrimonio y moral (1930), La conquista de la felicidad (1930), La educación y el orden social (1932) y Religión y ciencia (1935), libros que le granjearon el más completo rechazo en las filas conservadoras del mundo entero.

Al poco de nacer su hija Katherine, Russell se lió con la cuidadora que Dora y él habían contratado para el bebé. Era una estudiante de Oxford de 20 años llamada Patricia Helen Spence y apodada Peter. Se casaron en 1936, tuvieron un hijo, Conrad, y se divorciaron tumultuosamente 16 años después. Bertrand había reanudado sus viejas relaciones con Edith Finch, una profesora norteamericana del Bryn Mawr College de Pensilvania y también escritora, a la que había conocido años atrás. Edith fue la tercera y definitiva condesa de Russell desde su boda en 1952. El filósofo tenía entonces 80 años.

La II Guerra Mundial cambió el pensamiento pacifista de Russell, que se mostró firmemente partidario de combatir militarmente a los nazis. Después, dedicaría sus primordiales esfuerzos a oponerse sin descanso al armamento nuclear, a trabajar por la paz y a denunciar los crímenes de guerra. Para todo ello, firmó manifiestos, dio mítines, organizó fundaciones y tribunales de sabios y se manifestó en la calle. En 1961, a los 89 años, fue detenido en una protesta y recluido durante una semana en un hospital.

En Conversaciones con Bertrand Russell (Tecnos), transcripción de cuatro días y medio de entrevista para la BBC, en 1959, el filósofo habla claro, largo y tendido de casi todo lo que fue objeto de su interés y dedicación.

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here