¿CÓMO VAMOS?
Por Humberto Ojeda Gudiño

794

 

Si hoy se nos pidiera un parte sobre la situación de Venezuela, si se nos preguntara cómo vamos, resaltaríamos lo siguiente:

  1. A pesar de la brutal represion, las manifestaciones de la oposición siguen con más vigor y con más ánimo. Hasta las sectoriales: la de los estudiantes, la de las mujeres, la de los abuelos, han sido multitudinarias. No hay cansancio.
  2. Todas las organizaciones gremiales  y profesionales se están manifestando en contra del llamado a una constituyente y en pro de un cambio urgente para el país. Esta semana destacaron FEDENAGA, FEDECAMARAS y la Federación de Colegios Profesionales, entre otros.
  3. Los medios convencionales, especialmente las televisoras privadas, comienzan a transmitir los eventos de la oposición y, por fin, a permitir críticas al Gobierno.
  4. Se inició un pronunciamiento masivo, una reacción en cadena, de influyentes personalidades venezolanas, beisbolistas, futbolistas, artistas, empresarios; todos condenando la represión, exigiendo respeto al derecho a la manifestación y demandando una respuesta gubernamental.
  5. La presión internacional contra el régimen arrecia, surgiendo nuevos temas y elementos, como el de denunciar la intención del Gobierno de armar a sus colectivos y milicias no solo como un riesgo interno sino también como una potencial amenaza continental, y como el de las recientes revelaciones de los procesos judiciales abiertos en otros países a personeros del oficialismo.
  6. Los venezolanos en el exterior intensifican cada vez más  su actividad política. No hay evento o situación pertinente en el mundo donde un nutrido grupo de venezolanos opositores no esté presente informando, desmintiendo o condenando, según sea el caso
  7. El Gobierno sigue aislándose y minimizando su base de apoyo,  continúa  sin dar  muestras de rectificación, todos los días le echa más gasolina al fuego, solo reprime e insiste en una constituyente que la nación jamás aceptará pues hacerlo equivaldría a renunciar al sueño de ser un país libre y democrático.
  8. El liderazgo opositor se mantiene sintonizado con lo que la gente quiere, unido, coherente y al frente de las protestas.

En dos palabras: Vamos bien.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here