DEL «LES HABLÓ SU AMIGO FREDDY SUPERLANO» A LA BARINAS QUE TENEMOS Y LA QUE MERECEMOS por Omar E. Arévalo

93

Luego del triunfo de Freddy Superlano en las elecciones primarias del pasado domingo 10, se hizo «viral» en los barrios y urbanizaciones de la ciudad de Barinas la expresión o la frase con la cual cerraba sus mensajes o cuñas radiales: «…les habló su amigo Freddy Superlano».

Ahora los barineses están ávidos de escuchar «al amigo Freddy Superlano» anunciando sus acciones concretas para mejorar su calidad de vida.

Sin duda Freddy Superlano ha contado con equipos de trabajo muy competentes que lo colocaron en la cima de la popularidad y preferencia de un importante sector de los electores de Barinas. Sin embargo lo que fue bueno para un escenario no necesariamente es bueno para otras etapas o escenarios de la lucha política, especialmente para la batalla crucial y definitiva del próximo 15 de octubre cuando se elegirá al nuevo gobernador del estado.

El «golpe de timón» apunta hacia una batalla electoral de propuestas donde salga a relucir cómo se logrará superar la tragedia actual. Ese «golpe de timón» es urgente. En tal sentido no se puede seguir actuando -propagandísticamente hablando- como si estuviésemos en la etapa de las primarias. Los recursos y el tiempo son valiosos para perderlos o distraerlos en aspectos internos de la MUD.

La batalla del 15 se gana con propuestas, la oferta electoral pasa al rol protagónico y las denuncias o diagnósticos quedan en un segundo plano. Lo medular es ¿Qué  ofrece Freddy a los barineses, a los opositores, a los chavistas y a todos los demás? La oferta electoral debe ser real y no demagógica, pero debe interesar y/o entusiasmar a las mayorías. Recordemos que Adán Chávez engañó hasta el cansancio a los barineses con ofertas como estas: «tengo un portafolio de proyectos para transformar a Barinas», «haremos una autopista entre Barinas y Mérida, que conectará a Pedraza con Tabay», «haremos todo el sistema de drenajes de las aguas de lluvia en la ciudad de Barinas», «construiremos la carrera que unirá al municipio Sosa con el municipio Arismendi», «reactivaremos las turbinas… bla, bla, bla, bla, bla…». Puro engaño pero le funcionó en su momento.

De un momento a otro Argenis Chávez hará lo mismo y seguramente ofrecerá la autopista Barinas-San Cristóbal, otro puente sobre el Río Santo Domingo para unir al barrio Unión con la población de Borburata, el sistema de transporte masivo trolebús y pare de contar.

No puede ignorarse que la cultura «de la piñata» o del reparto instaurada por el chavismo está presente y de algún modo hay que considerarla porque no habrá cambio alguno sino se parte de la base actual, sino se opera con lo actual y partiendo de ahí, impulsar y lograr los cambios requeridos para construir una mejor sociedad.

La pelea frente al candidato impuesto del Gobierno es desigual por cuanto cuenta con todos los recursos del patrimonio público para implantar prácticas desleales, inmorales, antiéticas e ilegales pero es  posible derrotarlo considerando estas grandes líneas estratégicas:

* Primero: hacer de la unidad una vibrante realidad dejando a un lado la inquina, los rumores y cualquier actitud de desconfianza respecto a los otros factores políticos que compitieron en las primarias. El candidato lo sabe y ha dado los pasos correctos pero algunos de sus colaboradores se distraen en «chismes de comadres» que erosionan la necesaria confianza que debe imponerse en la causa común que nos convoca a todos.

* Segundo: proponer un programa de gestión cuyo eje transversal sea lo nuevo o el cambio. «De la Barinas que tenemos a la Barinas que merecemos». «Del caos al cambio media tu voto», etc. Ahora hay que explicar «porqué Freddy es el cambio» y sólo con las propuestas es que se notará la diferencia entre el gobernador «coleado» y Freddy Superlano.

* Tercero: derrotar al candidato impuesto por Nicolás Maduro, no por campañas de descalificación por su mala gestión al frente de responsabilidades públicas anteriores (Corpoelec, Dirección Ejecutiva de la Magistratura, etc.), sino por propuestas para evidenciar que teniendo la confianza de los electores verdaderamente habrá un cambio y estaremos y viviremos mejor por cuanto habrá un nuevo gobernador que junto a sus colaboradores estará dedicado a tiempo completo al trabajo por el bienestar de la región y de su gente.

En el plano político -y esto no es descalificación- hay que señalar a Argenis Chávez como «el gobernador coleado», «el candidato impuesto por Nicolás Maduro, «el candidato del continuismo», etc. Hay que promover el debate con el «zamurito» y hacerlo corresponsable de la crisis humanitaria actual, de las penurias y calamidades por las que atraviesa la mayoría de la población en el plano económico y social propiamente dicho.

Habría que fijar una matriz de que votar por Argenis Chávez es igual a votar por Nicolás Maduro por cuanto «los gobernadores son los alfiles que sostienen al rey» y si se quiere dar «jaque mate al rey» es necesario contar con alfiles que compartan ese propósito.

¿Gobernador burlado? El pasado viernes «el gobernador coleado» inauguró con bombos y platillos el nuevo sistema de ascensores del Hospital Dr. Luis Razetti. Mientras el candidato de Nicolás Maduro estuvo presente funcionaron los ascensores pero al retirarse de las instalaciones del hospital, los técnicos «apagaron las luces», es decir, paralizaron los ascensores y durante el pasado fin de semana volvió la tragedia de los familiares de los pacientes quienes tuvieron que bajarlos y subirlos por las escaleras. El comentario o la pregunta obligada  de quienes acudieron al Hospital Razetti el pasado fin de semana  era ¿y cuáles fueron los ascensores que inauguró Argenis Chávez? Y la sentencia tampoco se hizo esperar: ¡Otro engaño más!

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here