DESPUÉS DEL 20 por Humberto Ojeda Gudiño

475

Nos ha llamado la atención el comportamiento y la oferta electoral de los candidatos que se disputarán la Presidencia de la República el próximo 20 de mayo.

Uno de los candidatos aseveró en un programa de televisión que la Asamblea Nacional Constituyente era legítima y que el tribunal supremo de Justicia válido es el que opera en Venezuela. Es decir, para él la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, está supeditada a la roja rojita Asamblea Nacional Constituyente y el TSJ en el exilio es poco más que un show ambulante cuyas decisiones no deben ser acatadas.

El otro candidato, con una sorprendente creatividad, promete un cambio profundo en Venezuela…  después del 20.

Después del 20 la economía se normalizará, le pondrán “los ganchos” a   los bachaqueros y a los especuladores, habrá comida de sobra en el país, volverán las medicinas a los anaqueles de las farmacias, el salario alcanzará y el presidente de la República -por fin- será respetado, echando pa’ la calle o metiendo a la cárcel a los funcionarios negligentes o corruptos del actual gobierno.

Hasta ahora nada de lo escrito representa ninguna novedad… claro, si el candidato que reconoce a la Constituyente y desvirtúa al TSJ en el exilio fuese Nicolás Maduro y si Henry Falcón fuese quien promete los susodichos cambios después del 20.

Pero no. Es Falcón quien alaba a la ANC y quien dispara contra e TSJ en el exilio; y es el candidato Nicolás Maduro quien arremete contra el gobierno del presidente Nicolás Maduro prometiendo que lo cambiará por uno mejor… después del 20.

Cosas que solo pasan en la actual Venezuela.

Esperemos que… después del 20, despertemos de este delirium tremens, en su tercera fase, que de manera colectiva y continuada padecemos los venezolanos y nos pongamos de acuerdo para abordar con la sobriedad necesaria el gravísimo problema que tenemos.

 

Otros artículos de opinión y de divulgación  en MI BLOG 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here