Este sábado llegan los choques de vida o muerte en el Mundial

71

Después de jugarse una de las fases de grupos más reñida de la historia de los Mundiales llegó la hora de la verdad para Rusia 2018 y es que llegaron los penaltis. O tal vez no.

A partir de este sábado (10 a.m.) comienzan los octavos de final de la Copa del Mundo con el Francia-Argentina, un partido de altos quilates. Si porque de nada vale lo ocurrido en los primeros tres encuentros, estos choques son de vida o muerte y en ellos no se juega, en ellos se gana.

Si bien en principio Francia parece favorita, con Argentina siempre hay que contar, sobre todo porque cuenta un fenómeno llamado Lionel Messi. No juega la lógica, ni vale que los galos sean superiores línea por línea, si la albiceleste hace un gol, habrá que matar a sus jugadores para hacerles un gol.

Kylian Mbappe y Antoine Griezmann son una amenaza, pero los franceses ya se encogieron con los portugueses en la final de la Eurocopa y nada indica que no lo hagan ahora ante una crecida selección argentina tras su triunfo en extremis ante Nigeria.

A la tarde llega otro choque de trenes con el Uruguay-Portugal (2 p.m.) otro enfrentamiento de altura entre Europa y América. El campeón de Europa llega con cierto aire de grandeza, pero la garra charrúa llega en gran forma tras barrer en la fase de grupo.

Si los lusos tienen a Cristiano Ronaldo, los uruguayos tienen a Edison Cavani y a Luis Suárez o sea dos por uno. Ambos exhiben sólidas defensas y queda la duda de ver quien le regala la pelota a quien y donde no hay un claro favorito.

Los ganadores de estos dos grandes encuentros se enfrentarían en cuartos de final y de los cuatro posibles escenarios hay tres tremendos, con el Uruguay-Francia como el menos atractivo, superado por un Portugal-Francia pues sería la repetición de la final de la pasada Euro.

Ahora bien, un Uruguay-Argentina, el Clásico de la Plata sería todo un acontecimiento futbolístico, con Suárez y Messi como enemigos íntimos. Esta vez la sangre sí podría llegar al río.

Sin embargo, ese partido no sería nada si se produce un Portugal-Argentina, con un duelo estilo Oeste entre Ronaldo y Messi. De solo pensarlo causa conmoción. Se paralizaría el universo.

El domingo va para el lado bueno. España-Rusia (10 a.m.) abre la jornada. La Roja es favorita, pero va contra los anfitriones y las miles de voces que tratarán de influir en los jugadores y, cómo no, en el arbitraje.

Los españoles son superiores, tanto que son candidatos al título, pero los partidos solo se ganan dándolo todo en la cancha.

A la tarde saldrá el rival de cuartos del Croacia- Dinamarca (2 p.m.). Los croatas tras su exhibición ante Argentina son favoritos, pero ojo con Dinamarca que eliminó a Perú una selección que juega muy bien y que ya le ganó al equipo de Luka Modric cuando se enfrentaron en marzo en Miami.

No obstante el duelo europeo España-Croacia en cuartos parece inevitable.

El lunes regresa la llave de la muerte con el Brasil-México (10 a.m.). Los brasileños son amplios favoritos, pero no han causado ese gran impacto, mientras que los mexicanos en su rol de no favoritos pueden ser muy complicados, sobre todo por lo bien que vienen jugando.

Luego (2 p.m.) llega el Bélgica-Japón. Los belgas deben ganar, pero el único equipo de Asia y Africa que queda con vida no se lo va a poner fácil. El Brasil-Bélgica de cuartos además de ser el más probable se antoja como otro partido para alquilar balcones.

El martes cierra con broche de oro los octavos con el Colombia-Inglaterra (2 p.m.), el ganador será el rival del que salga vencedor del Suecia-Suiza que abre la jornada (10 a.m.).

Inglaterra ha jugado muy bien y tiene al goleador del torneo: Harry Kane con cinco tantos, pero los colombianos también tienen a Radamel Falcao, al futbolista revelación Juan Quintero y esperan poder contar con James Rodríguez. Un Colombia-Suiza en cuartos es como para seguir soñando.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here