Fujimorazo a la criolla por Humberto Ojeda Gudiño

687

El TSJ decidió asestarle el mazazo final al parlamento, asumiendo su sala constitucional el poder legislativo del país.

Una decisión irrita e inconstitucional, un golpe de estado, un fujimorazo a la criolla, como la califican todos los juristas y como la percibimos todos los ciudadanos libres de la estulticia chavista.

Una bofetada a la OEA que acaba de aprobar un exhorto al Gobierno venezolano para que, entre otras cosas, restituya plenamente a la AN.

La motivación para este adefesio se ubica entre una razón política: el acuse de recibo del gobierno de lo que le viene en materia internacional y su temor a que, liderada  en buena parte por la Asamblea y sus diputados, se desate la protesta en las calles de todo el país; y una razón económica-financiera: la necesidad del ejecutivo de procurarse, como sea, recursos frescos, vía endeudamiento o vía la creación de empresas mixtas para la minería y en la faja del Orinoco, trámites que requieren la aprobación del legislativo y que ahora pasarán por el cómodo y apendicular tamiz del TSJ.

Las reacciones han sido inmediatas, tanto de la comunidad internacional con los comunicados condenatorios de Estados Unidos, del Parlamento Europeo, de la propia OEA, y las reacciones de Perú, España, Chile, Mexico y Colombia; como dentro del país donde, por citar solo dos ejemplos,  el Presidente de la Asamblea Nacional Julio Borges calificó el hecho como “Un golpe de estado en todas sus letras” ,  y el Cardenal Porras sentenció que “Estamos en el despeñadero de la dictadura”.

Para este fin de semana partidos opositores anuncian protestas organizadas de calle, aunque desde el mismo día jueves la prensa reporta protestas y tomas de calle en Caracas y otras ciudades de Venezuela.

¿En que terminará esto? Nadie puede saberlo, dependerá de muchos factores, pero lo que sí parece seguro es que terminará en algo definitivo para el país.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here