¿GANARÍAMOS UN REFERENDO REVOCATORIO? por Humberto Ojeda Gudiño

Entre los mecanismos que conforman hoy el menú para salir constitucionalmente del Gobierno del presidente Maduro está el Referendo Revocatorio.

Como los demás instrumentos constitucionales, el Referendo tiene sus pros y sus contras, tanto en el orden político: No se arriesga la Asamblea Nacional pero solo se remueve al presidente y abre la posibilidad de una nueva lista Tascón, como en el orden electoral, aspecto, este último, que analizaremos brevemente en este artículo.

Para convocarlo se requieren aproximadamente 4 millones de firmas, 20 % de los electores, lo que no representaría mayor problema, pero también la validación de esas firmas, proceso que sí pudiera complicarse con los CNE y TSJ que padecemos actualmente.

Igualmente es necesario (y suficiente) ganarlo obteniendo más de 7.587.579 votos, lo que garantizaría más votos a favor del Referendo que los obtenidos por Maduro cuando fue electo y, a la vez, la participación de más del 25 % del total del Registro Electoral.

O sea, hay que obtener una doble victoria, hay que ganar el Referendo hoy y hay que viajar en el tiempo, por así decirlo, y ganarle a Maduro en el 2.013. Ganarlo hoy no parece difícil, el problema es sacar más de 7,6 Millones de votos.

Ahora bien, dados los resultados del 6D, evento válido para comparar pues se convirtió en una especie de plebiscito por el cambio, cuando se obtuvieron 7.728.025 votos a favor de las listas de la MUD en todo el país, 1,9 % más que los votos que tendríamos que superar, pareciera que sí es posible salir airosos de un Referendo Revocatorio.

Pero escrutemos con más detalle los resultados del 6D.

Si los vemos por estados, de los 24 estados, en 13 no logramos alcanzar los votos que sacó Maduro en el 2.013. No lo hicimos donde el PSUV ganó las parlamentarias, casos de Apure, Cojedes, Delta Amacuro, Guárico, Portuguesa y Yaracuy, pero tampoco el 6D alcanzamos los votos necesarios en los estados Amazonas, Aragua, Falcón, Monagas, Sucre, Trujillo y Vargas.

En el Distrito Capital apenas superamos en un 1,8 % la votación presidencial del 2013, aquí en Barinas solo en un 1,3 % y en Carabobo en un 6 %. Luego con mejor performance siguen Lara con un 7 %, Bolívar 10 %, Miranda 14 %, Anzoátegui y Zulia en 18 %, Nueva Esparta en 20 %. Finalmente los estados estrellas, Mérida dónde superamos en un 38 % la votación de Maduro cuando ganó la presidencia y Táchira donde logramos un 67 % por encima.

Vemos entonces que ese 1,9 % que obtuvimos el 6D a nivel nacional por encima de los resultados presidenciales últimos, básicamente se fundamentó en el comportamiento electoral de 4 o 5 estados que compensaron al resto del país.

Si tenemos en cuenta, además, que mucha gente votó por un cambio el 6D pero no necesariamente por el fin del PSUV en el gobierno, me refiero a los chavistas que votaron a nuestro favor, se concluye que aunque es posible y hasta muy probable que salgamos bien librados de un Referendo Revocatorio, no es tarea fácil y mucho menos segura.

Hay que seguir esforzándose para mantener el apoyo popular y aumentarlo, eso incluye trabajar más por lo que la gente quiere a corto plazo y menos, digo yo, por las apetencias personales a mediano plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here