Innovación cardíaca venezolana logra éxito en pruebas preliminares

Un pequeño balón, diseñado por el médico margariteño José Herrera, permite regular el flujo sanguíneo de la vena cava inferior, sin complicaciones para el paciente.

409

Ciento cuarenta millones de enfermos con insuficiencia cardiaca, en el mundo, se podrían beneficiar con el invento del médico venezolano José Herrera, quien está obteniendo exitosos resultados en las pruebas preliminares de su llamado Balón Herrera, un dispositivo que permite regular el flujo sanguíneo de la vena cava inferior, para mejorar las condiciones de carga del ventrículo izquierdo disminuyendo el trabajo cardíaco y mejorando su función.

La investigación hecha por el cardiólogo margariteño le acaba de merecer, junto con su equipo científico, el Premio Nacional de Innovación Cardiovascular, auspiciado por la Sociedad Venezolana de Cardiología y la Universidad de Los Andes.

El galardón le fue entregado en el XLIX Congreso Venezolano de Cardiología celebrado en Caracas bajo la presidencia del doctor José Miguel Torres Viera.

El galardón que se otorga en honor al doctor Diego Dávila Spinetti, eminente catedrático de la Universidad de Los Andes, lo recibe Herrera por primera vez. En estos momentos, Herrera está en campaña para obtener apoyo financiero para su innovación.

En ese evento, Herrera hizo un llamado al Gobierno y a la iniciativa privada y fundaciones que hacen vida en Venezuela, invitándolos a participar activamente en el desarrollo de esta innovación, para acelerar el proceso de pruebas y validaciones que permitan hacerlo disponible para todos los pacientes afectados con este mal.

Explicó Herrera que el Balón Herrera es un dispositivo, de fácil instalación, sin necesidad de costosas cirugías porque es procedimiento mínimamente invasivo. Lo definió como “de bajo costo y casi exento de complicaciones para el paciente”.

Con este dispositivo se reduce la carga sanguínea que el corazón debe manejar, llevándolo hasta muy cerca a su diseño original. Esto permite al paciente sobrevivir más tiempo, con altas posibilidades de regeneración cardíaca.

Se necesitan 300 mil dólares para los estudios preclínicos necesarios en el Mass General Hospital de la Universidad de Harvard, lo cual permitirá evaluar el dispositivo y ponerlo al alcance de los pacientes con insuficiencia cardíaca en el mundo”, dijo Herrera, al anunciar los esfuerzos que está haciendo para que su innovación sea aprobada por la FDA y puesto al servicio de la ciencia médica.

Según el Dr. Herrera,  al menos 140 millones de enfermos a nivel mundial, pudieran beneficiarse con su investigación. Desde Porlamar, donde tiene su consultorio, el conocido médico dijo que 2% de la población venezolana padece de insuficiencia cardíaca.

La perseverancia de Herrera no se detiene un solo instante, al momento de tratar pacientes enfermos del corazón. Su vocación  lo ha llevado a demostrar de manera exitosa en los primeros seis pacientes que se han sometido al tratamiento que este innovador dispositivo,  ha producido resultados convincentes, por lo que considera que su invento puede llegar a convertirse en una terapia mundial, alternativa al problema de la insuficiencia cardíaca.

Herrera, ha recibido premios por su descubrimiento e innovación en diferentes congresos internacionales, donde ha sido aceptado como una terapia emergente, para el tratamiento de la insuficiencia cardíaca.

Entre los numerosos congresos a los que ha asistido, se pueden nombrar el TCT/ACC en Estados Unidos, ICI Meeting en Tel-Aviv, el Congreso Mundial de Insuficiencia Cardíaca en Italia y el Heart Failure Society of America (Sociedad Americana de Insuficiencia Cardíaca).

En cada una de estas presentaciones, Herrera ha dado explicación sobre los resultados obtenidos hasta el momento. Considera su innovación como un valioso aporte de Venezuela para la comunidad médica mundial.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here