¡JULIO CÉSAR ES UNIDAD! POR OMAR ARÉVALO

417

¿Acaso 20 años perdidos con la familia Chávez no son suficientes?

¡Barinas necesita un gobierno para la transición y de unidad regional!

 

Próximamente se cumplirán veinte años desde que la familia Chávez Frías asumió el poder regional. En 1998 fue electo como gobernador Hugo de los Reyes Chávez, posteriormente fue secundado por su hijo Adán Coromoto Chávez y ahora, con un período de gracia, a éste lo secundó su hermano Argenis Chávez.

Mientras Argenis Chávez pretende decirnos como Gardel que veinte años no son nada para él continuar en el poder, nosotros preguntamos a los barineses: ¿Acaso 20 años perdidos con la familia Chávez Frías no son suficientes?

Es un imperativo histórico superar la tragedia que ha significado la familia Chávez Frías en el poder regional. Barinas en estos últimos veinte años no sólo se ha visto estancada en su desarrollo sino que ha retrogradado a límites insólitos donde el abandono y la desidia gubernamental han sumido a la mayoría de la población en un nivel de pobreza que colinda con la indigencia. La sociedad aceleradamente ha perdido calidad de vida, donde la economía y la inseguridad personal y jurídica han marcado la pauta negativa que nos hunde cada día más.

Hay que detener la inminente hambruna y Barinas sólo necesita un gobernador serio que apoye a los productores agropecuarios brindándoles seguridad personal y jurídica y acceso a los insumos e implementos necesarios para recuperar la producción. Barinas tiene los recursos y sólo hace falta el apalancamiento de un gobernador con visión progresista. Los productores del eje andino (caficultores, etc.) así como los del eje llanero (agricultores, ganaderos, etc.) necesitan un gobernador aliado para ser escuchados y atendidos en su ya compleja pero solucionable problemática) Barinas necesita un gobernador para la transición que proponga y promueva un gobierno inclusivo, de unidad regional.

Frente al caos actual cuyos responsables son los incapaces e indolentes miembros de la familia Chávez-Frías que han dirigido los destinos de la gobernación durante interminables veinte años, debería existir una alternativa opositora que en vez de estar «desgastándose» en una contienda interna, podría estar usando esos recursos y energía en la conformación de sendos equipos de trabajo para aportar y viabilizar las soluciones que el pueblo espera y merece en una nueva etapa que con toda seguridad surgirá a partir de las elecciones regionales del venidero octubre.

Barinas necesita un gobierno para la transición que está por venir en Venezuela y de Unidad regional para enfrentar los grandes y graves problemas que veinte años de desidia han acumulado y agravado. En la oposición tres líderes aspiran la candidatura unitaria y se contarán el próximo domingo 10 de septiembre. Freddy Superlano (VP), Frenchy Díaz (PJ) y Julio César Reyes (AD, AP, Untc, Movev) son los precandidatos, uno de ellos será el abanderado de la Unidad opositora y luego el seguro gobernador del estado Barinas a partir de las elecciones regionales de octubre.

Ahora bien, ¿cualquiera de los tres precandidatos ya mencionados puede cumplir la tarea de gobernar en la transición y de conformar un gobierno de unidad regional que cumpla la dura y difícil tarea de impulsar el desarrollo regional? Evidentemente que no, a nuestro juicio sólo Julio César Reyes puede lograrlo, tiene experiencia, capacidad, es conciliador, maneja la sindéresis, es inclusivo y sobre todo humilde.

Los otros precandidatos tienen alguna o varias de las cualidades señaladas pero o no son aptos para la transición, donde hay que lidiar y/o dialogar con un Gobierno nacional presidido por Nicolás Maduro, en teoría hasta las elecciones presidenciales de diciembre 2018 o no tienen la humildad y la confianza para convocar a un gobierno inclusivo de unidad regional.

Para convencernos de lo aseverado sólo preguntémonos: ¿en el supuesto negado de que el ganador de las primarias fuese Freddy Superlano (VP) o Frenchy Díaz (PJ) serían los indicados para la transición? ¿Convocarían a los demás factores políticos incluido Julio César Reyes y su equipo, factores sociales y económicos opositores y no opositores distintos a Voluntad Popular y/o Primero Justicia para el necesario gobierno de Unidad regional?

Es claro y evidente entonces que el hombre indicado para la transición y para conformar un amplio gobierno de unidad regional es Julio César Reyes. Los primeros convocados a ese gobierno de Unidad regional presidido por JCR serían Freddy Superlano, Frenchy Díaz, Fernando Monsalve, Wílmer Azuaje (cuya libertad, así como la de todos los presos políticos sería cosa de horas porque el gobernador Julio César Reyes lo fijaría como punto de honor y asunto prioritario en su agenda de trabajo con el Gobierno nacional) e incluso Neyl Arévalo y todos los demás actores políticos, pues de lo que se trata es gobernar con todos y para todos.

Un gobernador para la transición debe poder dialogar con los más disímiles sectores de la vida barinesa siempre teniendo como norte los mejores intereses de su estado, de sus habitantes. Por ejemplo, para ayudar en la problemática universitaria el nuevo gobernador deberá dialogar con las autoridades chavistas de la Unellez, Unefa y demás instituciones del sector, con los sindicatos de trabajadores chavistas, militares, policías, y en general con todos los representantes de los poderes nacionales hoy secuestrados por el régimen como el Poder Ejecutivo, Judicial, Electoral, Ciudadano, e incluso con la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente.

Sobre el carácter de confianza política que los opositores pueden o no depositar en Julio César Reyes por su conocido paso por el chavismo, está más que demostrado que desde el año 2008, cuando éste rompió con el chavismo ha jugado de manera fiel y gallarda con la oposición y del lado de los intereses de la mayoría del pueblo venezolano. Los otros contendores, unos más otros menos, también tuvieron su «pasantía por el chavismo» y no por ello se les está inhabilitando o descalificando. Ocurrió con Wílmer Azuaje, con Frenchy Díaz, con Fernando Monsalve y con Freddy Superlano, sólo por nombrar algunos. Pero lo que verdaderamente importa es que rectificaron y se colocaron del lado correcto de la historia, junto a la mayoría del pueblo que hoy es víctima de un régimen hambreador cuya ambición y torpeza política nos podría llevar a conflictos bélicos con países de la región que acrecentarían la crisis humanitaria que ya es triste y penosa realidad.

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here