LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL Por Humberto Ojeda Gudiño

345
“2001: Odisea del espacio”, “Terminator,” y “Yo Robot”, son películas que plantean lo que podría pasarle a la humanidad si las máquinas llegaren a ser más inteligentes que el hombre y, sobre todo, si, además, llegaren a tener conciencia de sí mismas y un cierto “instinto de conservación”.
 
De alguna manera todas estas películas concluyen que la humanidad sería exterminada.
 
Pero es eso posible? Y, de ser posible, en qué nivel nos encontramos actualmente?
 
Vamos por partes. Qué es la Inteligencia Artificial? Usualmente decimos que una máquina posee inteligencia artificial cuando ésta imita las funciones cognitivas propias de los seres humanos, por ejemplo reconocer su entorno, resolver problemas y, sobre todo, aprender.
 
Hace muchos años venimos apostando al desarrollo de esa tecnología, buscando máquinas que resuelvan nuestras necesidades.
 
Últimamente, grandes compañías tecnológicas como Google, Facebook y Microsoft han invertido ingentes cantidades de dinero en el desarrollo de programas de Inteligencia Artificial.
 
Esto ha hecho que algunos futurólogos especulen que pronto esta tecnología llegará a un punto en el que será un peligro para nosotros.
 
Y es que desde 1996, cuando por primera vez una máquina, corriendo el programa Deep Blue de IBM, le ganó un juego de ajedrez a un Gran Maestro, nada menos que al campeón mundial Gari Kasparov, mucha agua ha corrido. Ya son millones los puestos de trabajo que son ocupados por robots inteligentes en el mundo entero y nosotros nos encontramos conectados a máquinas a través de la internet e, incluso, vinculados “emocionalmente” a ellas por programas que manejan nuestras redes sociales. Los drones, que se usan para cualquier tipo de aplicaciones, desde nuestra salud, pasando por los viajes al espacio, hasta la guerra, son igualmente un ejemplo conspicuo del avance de la tecnología que nos ocupa en este artículo.
 
Se prevé incluso que para 2045 las computadoras serán mucho más potentes que la suma de todos los cerebros humanos existentes y sí, ciertamente sí, se concibe como una posibilidad que eventualmente las máquinas “pensantes” constituyan una amenaza.
 
Así que parece perentorio inculcarle algo de moral a las máquinas inteligentes, una moral que privilegie el lugar del hombre en el mundo y que bloqueé cualquier intento de la Inteligencia Artificial de agredir a la especie humana.
 
El insigne escritor y visionario Isaac Asimov fue un pionero de esta iniciativa cuando en su relato de ciencia ficción “Un círculo vicioso” aparecido en 1942, publicó sus tres leyes de la robótica: 1.- Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitirá que un ser humano sufra daño. 2.-Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley. 3.-Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la primera o con la segunda ley.
 
También sería conveniente aumentar y masificar el desarrollo de nuestra inteligencia, es decir, subir el nivel de la Inteligencia “Natural”, pues cada día son más las personas que piensan pero no razonan y cuyos cerebros emulan al de las máquinas más simples y obsoletas.

Puede leer más de 150 artículos del autor en su blog: resumendigital.com/hojeda

También en su canal de YouTube:  youtube.com/c/humbertoojedag, en construcción, encontrará algunas de sus conferencias.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here