LA SUMA DE TODOS SUS MIEDOS
Por Humberto Ojeda Gudiño

1093

El régimen empeora de su enfermedad disociativa  e intensifica su comportamiento errático y, gracias a Dios, autodestructivo.

Primero está lo de la OEA, iniciativa que no entiende nadie, pues el intento de salirse del organismo no los exime de sus decisiones por dos años y porque dejan como instancia inmediata a la ONU, que ya empezó a presionarlos y que cuenta con más instrumentos para sancionarlos.

Luego lo de la “constituyente” que se inventaron, según ellos para lograr la paz pero que luce más como un recurso para obtener una tregua. Un adefesio que violenta todo principio de igualdad y universalidad del voto y que ya fracasó, porque una mayoría aplastante no la quiere y porque la MUD ya dijo, ayer, que no la discutiría.

Después está el aumento desmedido de la represión, que ya lleva 37 muertos y que incluye todo un menú de abusos y violaciones a la Constitución y a los derechos humanos, que va desde irrespetar la inmunidad parlamentaria, caso reciente el de Wilmer Azuaje, pasando por el sadismo que exhiben en el trato a los presos políticos, caso emblemático el de Leopoldo López, hasta llegar al uso de las tanquetas para atropellar y pasarle por encima a los manifestantes.

Ante semejante conducta, y en presencia de otros síntomas como el de ponerse a bailar mientras reprimen a la gente o el de preguntarle a unas vacas si quieren la constituyente, cabe preguntarse qué es lo que los tiene así.

Una razón estaría en el nivel de rechazo que tienen y que les produce un ataque de pánico cada vez que vienen elecciones. La última encuesta HERCON, de Mayo, arroja, entre otros, los siguientes resultados: El 81% de la gente piensa que la gestión del Gobierno -lo que hacen – es muy mala, el 75% ve con desagrado a Maduro -quien hace -, y el 72% está en contra de los Claps y del carnet de la patria – lo que ofecen -.

Otra explicación estaría en el terror que sienten, sobre todo quienes más la deben, de salir del Gobierno. Se saben muchos de ellos no solo, como vimos, repudiados en su propio país, sino también bienvenidos en ningún lugar pero perseguidos o solicitados en muchos.

Es el miedo entonces lo que causa sus conductas desquiciadas o, mejor dicho, es la suma de todos sus miedos… y la inminencia de tener que enfrentarlos.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here