Los mitos infundados le dan mala fama a la vasectomía en Venezuela

377

Para el hombre venezolano el control de natalidad masculina no es una opción. Médicos aseguraron que los porcentajes de intervenciones de vasectomía en el país son escasas y que las familias deben estar informadas del proceso, pues de someterse a dicha operación puede ser irreversible.

Los especialistas urólogos indicaron que la vasectomía es un método de control de natalidad masculina que a pesar de ser un proceso rápido y sencillo, se estima que solamente alrededor del 5% de hombres suele aventurarse a realizar dicha operación.

La Asociación Civil de Planificación Familiar (Plafam) explica que la vasectomía consiste en una cirugía menor que se hace en el consultorio para cortar los conductos deferentes, que son los que llevan los espermatozoides al exterior.

Además indican que después de realizar el proceso de vasectomía, los espermatozoides continúan produciéndose, pero no salen con el semen.

Detallan que el sistema inmunológico se encarga de reabsorberlos o eliminarlos, por lo que rompe con el mal mencionado mito de que después de la operación el hombre dejaría de expulsar semen en su zona pélvica.

Procedimiento

La uróloga Aura Matilde Castro explicó que la vasectomía corresponde a una intervención poco invasiva, que se realiza usando anestesia local. “El paciente estará despierto pero no sentirá ningún dolor y podrá regresar a tu casa inmediatamente”, dijo.

La operación no afecta la capacidad de un hombre para tener una erección o un orgasmo, o para eyacular semen y que las complicaciones son prácticamente inexistentes.

La experta en fertilización expresó que, los pocos casos de intervención se deben a que el hombre ha tomado la decisión cuando tienen muchos hijos, las mujeres no pueden tomar anticonceptivos, no pueden utilizar dispositivos, si tienen alguna enfermedad.

Beneficios en la pareja

La doctora indicó que existen múltiples beneficios a la hora de que el hombre tome la decisión de someterse a la intervención, entre ellas destaca que es un método anticonceptivo definitivo, y ayuda a las personas conscientes al no tener hijos “regados”, con una o varias parejas.

Además expresó que después de la vasectomía, los pacientes deben asegurarse de que el semen ya no contiene espermatozoides, por lo que el paciente debe someterse a exámenes médicos con dos espermiogramas con resultado negativo para asegurar el éxito de la cirugía después de 3 o 4 meses.

La reversión de la vasectomía, llamada vasovasostomía, puede alcanzar tasas muy altas de efectividad -de hasta 90%-, pero no todos los pacientes pueden ser recanalizados o puede que la fertilidad se reduzca en un 50%.

Entre las desventajas del procedimiento, hay una alta posibilidad de que no pueda volver a procrear a pesar de someterse a una vasovasostomía: “Desafortunadamente aunque ocurra una perdida familiar (descendencia), o pareja sentimental”, dijo Castro.

La organización Plafan recomienda que en caso de que los ciudadanos cambian de opinión en el futuro y se desea tener hijos, existen dos opciones: la recanalización de los conductos deferentes y la fecundación in vitro. La mayoría de las parejas queda satisfecha con la vasectomía y disfruta el hecho de no tener que usar más métodos anticonceptivos.

Indicó que los costos de la intervención son impredecibles debido a los altos niveles de inflación. Señaló que los precios pueden rondar alrededor de los 5 millones.

Recomendaciones

La experta indicó que es recomendable que la pareja llegue a un acuerdo sobre el tema y que el hombre no sienta que va a “perder hombría” por realizar este procedimiento. “Deben recibir orientaciones adecuadas que aseguren una toma de decisión voluntaria, libre e informada”, detalló.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here