Papa ordena la reclusión de cardenal McCarrick hasta juzgarle por abusos

320

El papa Francisco aceptó la dimisión del cardenal estadounidense Theodore McCarrick, de 88 años y suspendido del ministerio tras ser acusado de abusos sexuales en Estados Unidos, anunció este sábado la Santa Sede en un comunicado.

 “El Santo Padre recibió la carta en la que el cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington (EEUU) presentaba su dimisión como miembro del colegio cardenalicio”, señala el comunicado publicado por la sala de prensa del Vaticano, informó AFP.
“El papa Francisco acepta esta renuncia del colegio cardenalicio y ordenó su suspensión de cualquier ministerio público, con la obligación de permanecer en una casa, que todavía debe serle indicada, para llevar una vida de oración y penitencia hasta que las acusaciones en su contra sean examinadas en un juicio canónico regular”, agrega el texto.
McCarrick, un sacerdote que fue ascendido a obispo y arzobispo en la archidiócesis de Nueva York antes de su traslado a Washington en 2001, es uno de los cardenales estadounidenses más conocidos en el ámbito internacional. Aunque está oficialmente jubilado, seguía viajando, sobre todo para defender temas de derechos humanos.
Había sido particularmente activo a la hora de defender las medidas tomadas contra los curas pederastas en Estados Unidos. En un comunicado publicado el 20 de junio, el cardenal Timothy Dolan de Nueva York explicó que su diócesis había recibido denuncias de supuestos abusos de McCarrick que se remontaban a “casi 45 años”.
McCarrick dirigió la archidiócesis de Washington entre 2001 y 2006. En 2003 alcanzó mala fama por hacer campaña contra una reforma legal que obliga a sacerdotes a denunciar ante la policía casos de abuso sexual a niños y por criticar a las víctimas que tardaron en presentar sus denuncias debido a la represión de los recuerdos de sus horribles traumas.  
Conforme a la Carta de Protección de los Niños, adoptada en 2002 por los obispos estadounidenses tras el escándalo de pederastia que sacudió la diócesis de Boston, “una agencia independiente” realizó una investigación cuyos resultados fueron transmitidos a un comité que consideró “creíbles y respaldadas” las acusaciones, subrayó el cardenal Dolan.
Theodore McCarrick, “aunque mantiene su inocencia, acepta esta decisión”, precisó también el cardenal Dolan, señalando que el Vaticano había pedido al arzobispo emérito de Washington que no “ejerciera más públicamente su ministerio”. Según el diario The Washington Post, Theodore McCarrick habría abusado de un adolescente.
Decisión muy poco habitual
A la espera de su proceso en el Vaticano, que podría apartarlo de la Iglesia, Theodore McCarrick continúa siendo sacerdote. Su renuncia del título de cardenal se trata de un hecho excepcional.
Según los vaticanistas, el único caso en que un cardenal renunció a su rango vitalicio se remonta a 1927 durante el papado de Pío XI, que aceptó la renuncia del cardenal francés Lois Billot.
En marzo de 2015, el cardenal Keith O’Brien renunció a todos los derechos del cardenalato, tras haber dimitido dos años antes como arzobispo de Edimburgo al ser acusado “de actos inapropiados” por jóvenes sacerdotes.
El papa Francisco ya aceptó a mediados de junio de este año la renuncia de tres obispos chilenos, también implicados en un escándalo de pedofilia. Entre los obispos que renunciaron, estaba Juan Barros, acusado de encubrir los abusos sexuales reiterados del influyente sacerdote Fernando Karadima, condenado en 2011 por el Vaticano a una “vida de oración y penitencia”, luego de que la justicia chilena declarase prescritos los cargos por abuso sexual.
Desde que estallaron en 2001 los casos de abusos sexual, primero en Irlanda y luego en Estados Unidos, las denuncias contra sacerdotes y religiosos se han multiplicado por todo el mundo, desde el corazón de Europa hasta América Latina.
Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here