SOBRE EL PETRO Y EL BOLÍVAR SOBERANO Por Humberto Ojeda Gudiño

354

En varias oportunidades, en las conferencias que he dado,  me han pedido que hable sobre el Petro.

Me he negado sistemáticamente a hacerlo pues, al ser yo un activista opositor al Gobierno, no quería  que se confundieran  mis convicciones políticas con mi opinión sobre ese Criptoactivo.

Pero es irresponsable no hacerlo ahora cuando el Gobierno venezolano acaba de quitarle 5 ceros a la moneda y de lanzar el Bolívar Soberano anclado o vinculado al Petro.

En otros artículos, que el lector puede consultar, he explicado lo que es una criptomoneda  y lo que es el blockchain, la tecnología que soporta a todas las criptomonedas conocidas.

Las dos criptomonedas más importantes, por capitalización de Mercado, son el Bitcoin y el Ether.

El Ether presenta la novedad de que permite crear proyectos independientes  en su plataforma, en su blockchain, que se llama Ethereum.

Entre esos proyectos están los llamados ICOS por sus siglas en inglés Initial Coin Offering, que consisten en que un emprendedor ofrece un proyecto buscando inversores fundadores. Si la recaudación esperada de fondos no se completa, el dinero es devuelto a los inversores, y si se completa, entonces se desarrolla el proyecto y los inversionistas fundadores reciben beneficios preferenciales previamente explicados y ofrecidos a ellos.

Yo veo el Petro como una especie de ICO, pero claro… uno muy particular.

El Petro está desarrollado en la plataforma Ethereum, que, sin duda, garantiza la pulcritud de, al menos, sus aspectos técnicos; pero desde su creación el Gobierno estableció que puede migrar a otra plataforma. Esta posibilidad es la primera fuente de incertidumbre. A cuál plataforma? A una controlada por ellos?

Otro aspecto es que el Petro supuestamente está garantizado con nuestras reservas petroleras, algo que además de inconstitucional, no es realizable. Es decir cómo ejerce un tenedor de Petros ese supuesto derecho legal? Abre un pozo en la tierra y busca petróleo?

Otro problema lo representa su convertibilidad a moneda fiduciaria, al dinero convencional, porque sólo se pueden recibir bolívares, no dólares,  a cambio de Petros  y a través de un mecanismo no explicado todavía.

Y qué va a hacer el Gobierno con los dólares que le entren por los Petros que venda? Porque los Petros no se pueden comprar en bolívares. Nadie sabe la respuesta. Lo único que se sabe es que el 55% de los dólares que entren por concepto del Petro irán a un Fondo que manejará esta gente como les parezca.

Finalmente está el tema de que los Estados Unidos prohibió las transacciones con Petros, trayendo esto como resultado inmediato que las principales plataformas para tranzar criptomonedas, las llamadas Exchanges, como Kukoin, Bitfinex, Binance, HitBTC, entre otras, no reconozcan como cripto al Petro. Y Carlos Marx decía “ El Oro circula porque tiene valor y el dinero tiene valor porque circula”… y al Petro parece que se le hará difícil circular.

Total, que no se ve muy bien el panorama para los Petros y mucho menos para el Bolívar Soberano, vinculado a aquel, que además de su muy débil anclaje tendrá que navegar en las aguas revueltas, en el mar de leva,  de una Economía que en 4 años perdió la mitad de su valor y con una inflación estimada para este año por el Fondo Monetario Internacional en UN MILLÓN POR CIENTO, una cifra a la que únicamente se han acercado Economías asoladas por una guerra o devastadas por un desastre natural.

El pronóstico entonces es que el Bolívar Soberano, con todo y su anclaje, se irá por el mismo foso por el que se fue su fracasado antecesor, el Bolivar Fuerte, que desde su creación en 2008 hasta hoy perdió casi en un CIEN MILLONES POR CIENTO su valor, o sea, su valor se ha dividido desde entonces por casi 1 millón.

Sólo en Venezuela.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here