¿Y EL PREMIO NOBEL EN MATEMÁTICAS? Por Humberto Ojeda Gudiño

238

Desde 1901, y por iniciativa del empresario sueco Alfred Nobel, se comenzó a entregar El Premio Nobel en las categorías de Física, Química, Medicina, Paz y Literatura. A partir de 1968 se comenzó a entregar también El Premio Nobel en Ciencias Económicas. El Premio Nobel se entrega anualmente y consiste en una medalla de oro, un diploma y una suma de dinero cercana al millón de dólares. Por supuesto, lo más importante es el prestigio y reconocimiento mundial que le otorga a quien le es concedido.

Pero, ¿por qué no hay un premio Nobel en Matemáticas, una disciplina tan importante en el desarrollo cultural y científico del mundo?

Bueno, es sencillo, porque el Señor Nobel no quiso que existiera un premio así. Mucho se ha especulado sobre el porqué de esa exclusión y la explicación más difundida, aunque probablemente falsa, es que Nobel tenía una amante y ésta le montó cachos con el famoso matemático Mittag-Leffler.

Ante esta omisión, La Unión Matemática Internacional, concede desde 1936 La Medalla FIelds a los matemáticos más destacados. Este premio, La Medalla Fields, es considerado El Premio Nobel de las Matemáticas. Se entrega cada cuatro años, es cuatrienal, lo que lo hace, de cierta manera, más competido que El Nobel y solo se entrega a matemáticos jóvenes, no mayores de 40 años. Consiste en un diploma, una medalla y una suma de dinero cercana a los diez mil dólares.

En la última edición de La Medalla Fields, entregada en el año 2014, hubo dos novedades importantes, por primera vez la ganó un Iberoamericano, el brasileño Artur Ávila, y por primera vez la ganó una mujer, la matemática iraní Maryam Mirzakhani, quien lamentablemente murió de cáncer en julio de 2017 a los 40 años de edad.

Otro premio muy significativo, menos prestigioso que La Medalla Fields pero mucho mejor dotado de dinero, es el que otorga El Instituto Clay de Matemáticas, que ofrece un millón de dólares a quien resuelva alguno de los llamados Siete Problemas Matemáticos del Milenio, de los cuales uno solo, la llamada Conjetura de Poincaré, ha sido resuelto. Lo hizo el matemático ruso Grigori Perelmán en 2003, quien también ganó La Medalla Fields en 2006. Perelman rechazó los dos premios, no aceptó ni La Medalla Fields, ni el millón de dólares del Instituto Clay.

Así que Las Matemáticas no tienen un Premio Nobel, pero tienen otros premios, igualmente importantes, que prestigian a sus ganadores y que incentivan su desarrollo.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here