REFERENDO, PRIMARIAS y REGIONALES por Humberto Ojeda Gudiño

1112

De acuerdo a la constitución, Venezuela tendría que realizar dos grandes procesos electorales antes de finalizar este año: El Referendo Revocatorio y las elecciones regionales para elegir nuevos gobernadores.

Pero, como están las cosas, luce imposible llevar a cabo ambos comicios. La oposición, en la práctica, debe escoger apuntalar solo uno de ellos, aceptando que el otro se posponga, y no hay duda de que la prioridad es el Referendo Revocatorio. La principal razón es tan elemental como contundente, las elecciones regionales cambiarán a los gobernadores se hagan este año o el próximo, pero el Referendo solo cambiará al gobierno nacional si se hace este año.

Pero hay otra razón, lo que quieren los venezolanos es el Referendo, salir de Maduro, y no entenderían que, con anuencia de la MUD, se realizaran primero las elecciones para gobernadores. Incluso, de plantearse, por parte del CNE, del Gobierno, las regionales como un evento previo al Referendo, en mi opinión la MUD tendría que hacer lo posible para, sin renunciar a ellas, posponerlas hasta el año que viene, disipando cualquier duda sobre un acuerdo tras bastidores con el Gobierno y evitando así que la gente se sienta traicionada.

Ahora bien, aun haciendo la oposición lo correcto, lo que ha venido haciendo, pudiera pasar que por hacer el CNE lo incorrecto, lo que también ha venido haciendo, el Referendo no se pueda hacer este año. Si, por ejemplo, este lunes 01 de agosto, como está previsto, las 4 damas del CNE se dirigen al país y anuncian que el proceso de recolección del 20% de firmas se iniciará en una fecha posterior al 30 de septiembre, quedaría seriamente comprometida la posibilidad de que el Referendo se haga este año, pues según la normativa debería hacerse dentro de los 90 días siguientes a la validación del 20% de firmas y no hay que ser adivino para saber que el CNE interpretaría la frase “dentro de los 90 días siguientes” como “a los 90 días”.

En este escenario, el peor escenario, la oposición debe todavía mantener el Revocatorio como prioridad y presionar para hacerlo antes que las elecciones regionales. Sabemos que un Referendo después del 10 de enero de 2017, revocaría a Maduro, pero no llevaría a la sustitución del Gobierno. El vicepresidente terminaría la presidencia. Pero sería un gobierno zombi, un cadáver insepulto que se enterraría todos los días más profundo en el subsuelo del desprecio popular, una mácula para cualquier otro país que lo apoye, un gobierno que se llevaría a su tumba no solo a individualidades sino al mismo PSUV si se empeña en soportarlo.  La oposición, en este escenario, no ganaría solamente una gran mayoría de las gobernaciones del país, sino absolutamente todas las gobernaciones y, eventualmente, todas las alcaldías. Realizar el Referendo primero que las regionales es una estrategia electoral óptima para barrer en estas últimas.

Pero entre el Referendo y las regionales hay un paso intermedio, escoger nuestros candidatos a las distintas gobernaciones. Para eso se habla de consenso o de primarias. Por consenso, en una concepción sui géneris, se entiende que – solo – los partidos más grandes o importantes se pongan de acuerdo, y por primarias se puede entender – en su concepción más amplia – que los electores, el pueblo, decida quién debe ser el candidato. Es claro que un consenso, como el que se daría, entraña riesgos electorales importantes, que pueden cambiar el curso ganador que tengamos en algún estado, pues puede alimentar una división de la oposición que menoscabe su fuerza electoral, o puede, con el mismo efecto, decepcionar o desestimular la participación de una parte del electorado que le es afín. Las primarias, por el contrario, garantizan que el electorado se mantendrá motivado, participando, y aborta cualquier posibilidad de división, de que haya más de una candidatura significativa en representación de la oposición. Así que hay que tener mucho cuidado con este tema y analizarlo muy bien antes de pretender imponer a nadie como candidato en un estado. Donde el consenso tenga el mal olor de las imposiciones, debe haber primarias.

En conclusión, me luce que Referendo, Primarias y Regionales, en ese orden, pues aquí la cosa no es conmutativa, cambiar el orden sí alteraría el producto, es la agenda que debe trazarse la oposición para mantener consigo el apoyo popular y liberar a Venezuela de este atajo de incapaces sin escrúpulos que la mantiene secuestrada.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here