Venezolanos aumentan la búsqueda de ayuda sobrenatural

La población venezolana es conocida por su sentido de la fe incluso más allá del catolicismo y el cristianismo. El sociólogo Javier Chacín explicó que “al venezolano no lo obligan a creer. Al venezolano le apasiona tener un entidad superior en la cual creer”.

El también investigador indicó que la crisis humanitaria del país juega un plan importante en la práctica del esoterismo, lo cual explica el por qué este ha incrementado tanto y porque el venezolano tiene la fe alta.

“Las personas se unen a diferentes cultos religiosos porque creer en algo los motiva y les causa algún tipo de impulso para cumplir ciertas metas que se fijan. Todo apoyándolo en la fe y la admiración a este ente religioso, ya sea Dios o cualquier otra religión”, dice.

Con respecto a esto, el analista mencionó que las personas recurren a diferentes religiones o practicas espiritistas para “calmar la zozobra que les causa la crisis. Se unen a ellas ya sea para tratar de mejorar su estabilidad económica con promesas y rituales”.

La fe y más

Es por eso que Chacín remarca el aumento de la práctica de santería en Venezuela, sobre todo en la zona central del país, como Caracas, Valencia y Maracay.

El sociólogo también recalcó que el esoterismo está “tan presente” en el territorio venezolano debido a las diferentes culturas y religiones de otros países que se encuentran en Venezuela.

“El budismo y el judaísmo son religiones raras de ver en un venezolano. Sin embargo existen centros y escuelas alrededor de toda Venezuela para aquellos que están creciendo en estas comunidades”.

Según su definición, el fenómeno del esoterismo trata sobre “un conjunto de conocimientos y prácticas relacionados con la magia, la alquimia, la astrología y materias semejantes, que no se basan en la experimentación científica, sino en la fe”.

Cultos

Los videntes, santeros, tarotistas, astrólogos y las diversas clases de brujos son más comunes de lo que se cree en el país, a pesar de que la mayoría de la población es católica.

Javier Chacín explicó que estas comunidades o grupos seguirán creciendo en Venezuela, dado a que las nuevas generaciones no se dejan guiar por los protocolos familiares y optan por sus propias decisiones.

“Ahora no todos crecen con la mentalidad de que deben seguir la religión que su familia tiene. Hay ateos en familias cristianas, hay católicos en familias santeras, hay videntes en todas las religiones. El concepto de fe va cambiando con el tiempo y cada vez es más amplio, lo que abre las posibilidades de nuevos cultos”.

De acuerdo a sus investigaciones, Chacín señaló que la santería y la magia negra son las prácticas más conocidas en Venezuela.

“El espiritismo es muy demandado en el país y tiene un territorio fuerte, porque genera incertidumbre y a la vez le da un empujón de fe al venezolano cuando lo necesita”, mencionó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here