¿ENTONCES, QUÉ HACEMOS? Por Humberto Ojeda Gudiño

1089

Partiendo de la premisa de que el Gobierno está reprobado, sin apoyo popular y aislado pero asumiendo también que controla el aparato del Estado, dispone de dinero, está armado y cada día tiene menos escrúpulos, cabe preguntarse: ¿Entonces, qué hacemos?

A grandes rasgos, hay tres escenarios.

El primero es que la Oposición salga de las calles y acepte retomar el diálogo. Este escenario es inviable porque el oficialismo no cumple sus compromisos y porque la  dirigencia opositora no contaría con la representatividad de la gente para  hacerlo.

El segundo escenario, muy apoyado desde las redes sociales, es el de la vía de facto, por ejemplo organizar una mega marcha que trate de llegar a Miraflores con la intención de generar una situación crítica, un caos, una conmoción que lleve al derrumbamiento del Gobierno. Este escenario llevaría a una masacre y probablemente fracasaría, afianzando al régimen.

El tercer escenario es presionar en la calle, obligar, unas elecciones. El problema mayor, si se conviene hacerlas, es quién las arbitra pues el actual CNE ha demostrado hasta el asco su parcialidad.

Con todo, la única opción inteligente, sensata, democrática y transitable es la última: lograr primero un cambio de CNE y, después, que se realicen elecciones, que, en orden de preferencia, serían: una constituyente, cuya convocatoria está en la Constitución, unas elecciones generales, que pasarían por la renuncia del Presidente, del Vicepresidente y de los diputados a la AN, o, en último caso, unas elecciones regionales, que dependen solo del CNE para ser convocadas.

Por supuesto este camino que, y lo vuelvo a repetir, contempla establecer un árbitro electoral imparcial, se puede conseguir solo manteniendo las protestas cívicas, que jamás deben ser abandonadas pues, además de ser un derecho constitucional, son el único mecanismo efectivo ante un Gobierno antidemocrático como el que padecemos.

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here